miércoles, 2 de marzo de 2011

¡Basta de mentiras! (V)


Sobre las fases de Venus

Una de las cuestiones astronómicas que la incipiente teoría heliocéntrica aportaba en favor del sistema solar, fue el correspondiente a las fases del planeta Venus. El planeta –decían los "expertos"- tiene que orbitar alrededor del Sol para poder realizar sus fases al igual que lo hace la Luna alrededor de la Tierra. De este modo, la observación de Venus, desde la Tierra, se aprecia que realiza fases como lo hace la Luna (ver ilustración)
Sin embargo, las órbitas reales del planeta Venus, que origina sus fases, es otra muy diferente. Las órbitas de Venus alrededor de la Tierra rotante sobre su eje, y respetando las posiciones respecto a la órbita del Sol y de la cúpula estelar, son las siguientes:

Se puede apreciar que las efemérides venusianas son las que mantienen una mayor exactitud en cada nuevo ciclo anual. De este modo una misma conjunción, inferior o superior, una fase concreta del planeta etc. volverá a repetirse aproximadamente en parecidas fechas anuales. Si tomamos como referencia la conjunción inferior Al correspondiente a la órbita 1, la próxima conjunción inferior tendrá lugar en el sector D4 correspondiente a la órbita 2; en la órbita 3 la conjunción inferior se producirá en el sector B2, en la órbita 4 en el sector E5; en la órbita 5 en el sector C3 y en la órbita 6 de nuevo en el sector A1 y, por consiguiente, en fechas próximas o similares a la primera conjunción a1.

Por consiguiente, el hecho de presenciar las fases de Venus no significa que estas estén causadas por su movimiento alrededor del Sol, sino que la causa se debe al movimiento del planeta y del Sol alrededor de la Tierra. Se puede apreciar que las posiciones de Venus respecto al Sol, son idénticas bajo la mecánica heliocéntrica que bajo la nueva mecánica geocéntrica (ver ilustración).

La ilustración de la izquierda representa las posiciones de Venus, respecto al Sol, en el transcurso de la órbita elíptica. En la ilustración de la derecha se observa que la posición del Sol en 2, se repite en el 7; en la posición 8 de Venus, se corresponde con la misma posición del Sol en 3 y la posición 9 de Venus, con la del Sol en 4. A partir de la posición 9 de Venus, las fases se van a reproducir de forma simétrica, pero con una salvedad: cada una de las fases tienen lugar en situación de unos 120º hacia el este respecto a la anterior. De ahí que entre la posición 1 y 9 de Venus, o entre la posición 1 y 4 del Sol, se observa dicha medida angular.

Y para apreciar visualmente la mecánica real de lo que sucede, ahí tienen una animación de la órbita solar con respecto a la cúpula estelar y de las órbitas de Venus respecto al movimiento del Sol alrededor de la Tierra:




“Pues aunque caminamos en la carne, no militamos según la carne, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas por Dios para derribar fortalezas; destruyen sofismas y toda altanería que se levante contra la ciencia de Dios y doblegan todo pensamiento a la obediencia de Cristo, prontos a vengar toda desobediencia cuando se completare vuestra obediencia” ( 2 Corintios 10,3-6)

“Nadie se engañe; si alguno entre vosotros cree que es sabio según este siglo, hágase necio para llegar a ser sabio. Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios. Pues escrito está: “El caza a los sabios en su astucia” Y otra vez: “El Señor conoce cuán vanos son los planes de los sabios”. (1 Corintios 3,19-20)

No hay comentarios: